jueves, 10 de mayo de 2007

EN SUS TÉRMINOS


De un tiempo a esta parte, puede escucharse en casi cualquier contexto la locución «en términos de», cuyo calco estructural de la expresión inglesa «in terms of» la delata como anglicismo sintáctico y, dada su enorme recurrencia, también de uso, pues está sustituyendo a alternativas más correctas como «en cuanto a», «por lo que se refiere a», «en función de», «partiendo de», «desde el punto de vista de». Es válida, no obstante, cuando se quiere citar de manera laxa lo apuntado por un autor, es decir, según sus propias palabras, por ejemplo: «En términos de Ortega y Gasset, la cultura es lo que hace el hombre cuando se hunde, para sobrenadar en la vida, creando valores, sentidos».
.
También es más que frecuente la traducción de «Terms and Conditions» por «Términos y Condiciones», por ejemplo, en contratos o normativas de uso de cualquier tipo de servicio por Internet. Tradicionalmente, en castellano, este doblete nunca ha sido necesario para refrerirse a las cláusulas legales estipuladas en un determinado contexto, como así lo demuestran las denominaciones ya fijadas para cada uno de ellos: «condiciones de uso», «condiciones de pago», «condiciones de compra», «condiciones de crédito», «condiciones laborales», etc. Si echamos un vistazo al Diccionario de términos jurídicos de Alcaraz Varó y Hughes (el Alcaraz jurídico), tampoco veremos ningún «término». Sin embargo, aunque una de las acepciones del DRAE para «términos» sea la de «Condiciones con que se plantea un asunto o cuestión, o que se establecen en un contrato», su uso en el ámbito jurídico en el español de España no se corresponde con el del inglés, de modo que, en aras de una corrección estilística y no sólo semántica, sería preferible desechar este calco, ajeno a nuestro discurso jurídico.
.

Etiquetas: