domingo, 10 de junio de 2007

CORPORACIONES I

Uno de los lugares en los que resulta más flagrante el mal uso del castellano es la oficina. O el despacho o el bufete o la agencia o el consejo o el centro o el organismo. En definitiva, el mundo corporativo. Y no es de extrañar, dado que la globalización viaja más rápido por los canales más pudientes y eficientes. Las compañías multinacionales, los congresos empresariales, las ‘buenas prácticas’ internacionales y el marketing son los medios que han hecho de la ‘globalización’ mercantil una ocupación lingüística sin orden ni concierto. Conceptos antiguos se recubren con una capa de modernidad y, sobre todo, de autoridad (foránea, en el caso del castellano) y el éxito está asegurado. A veces funciona y a veces, no tanto. A veces es correcto y a veces, no tanto. Y a veces acaba siendo tarea del traductor sacar de su error a profesionales de mayor o menor mérito en su campo oficinesco que, en muchas ocasiones, buscan afianzar sus conocimientos en textos importados, ya sean normativas o procedimientos empresariales de otros países, directrices de su propia multinacional, artículos de publicaciones de renombre internacional, colegas extranjeros de su mismo ámbito laboral, etcétera.
.
Mucha tela habría que cortar en cuanto a los males perpetrados por las corporaciones multinacionales, pero por lo que se refiere al castellano peninsular, ya se han cobrado unas cuantas víctimas. Echemos un vistazo a los vocablos más utilizados en estos campos de minas lingüísticos. Muchos de ellos, mal que nos pese, han pasado a formar parte de un estilo característico del ámbito corporativo y aportan, por tanto, un rasgo estilístico. Dejando a un lado la corrección semántica de cada caso (pendiente de confirmación por la cada día más anglófila RAE), intentaremos proponer alternativas para el traductor, que será, en última instancia, el que decidirá su inclusión en los textos que reproduzca:
.
optimizar. Calco admitido del inglés to optimize, que se emplea en español a partir del último cuarto del siglo XX, normalmente en textos técnicos especializados, con el sentido de ‘obtener el máximo rendimiento o provecho [de algo]’. DPD

ALTERNATIVAS [en función del contexto]: mejorar, perfeccionar, incrementar el rendimiento, sacar el máximo partido, desarrollar al máximo, etc.

maximizar. Hacer o intentar que algo alcance su máximo rendimiento. DRAE

ALTERNATIVAS [en función del contexto]: aumentar, ampliar, aprovechar al máximo, obtener [CD] máximos, extremar, etc.

minimizar. Reducir lo más posible el tamaño de algo o quitarle importancia. DRAE

ALTERNATIVAS [en función del contexto]: reducir al mínimo, rebajar, recortar, disminuir en lo posible, restringir, etc.

feedback. Voz inglesa usada en distintas disciplinas científico-técnicas con los sentidos de ‘retorno de parte de la energía o de la información de salida de un circuito o un sistema a su entrada’, ‘acción que el resultado de un proceso material ejerce sobre el sistema físico o biológico que lo origina’ y, en general, ‘modificación de la actitud o estrategia inicial en un proceso a partir del análisis de sus resultados’. Su uso es innecesario en español, pues las voces retroalimentación, retroacción y realimentación han ido reemplazando con éxito al anglicismo. DPD

ALTERNATIVAS [además de las propuestas por el DPD (¿?), y siempre en función del contexto]: respuesta, comentarios, opinión, información, observaciones, etc.

priorizar. Dar prioridad a algo. DRAE. Neologismo por dar prioridad, ‘conceder anterioridad o precedencia a una cosa respecto de otra’. DUDEA.

ALTERNATIVAS [en función del contexto]: dar prioridad, definir un orden de importancia.

global. 1. Tomado en conjunto. 2. Referente al planeta o globo terráqueo. DRAE

ALTERNATIVAS [al primer significado]: general, conjunto (adj.), integral, completo, sistémico, etc.
.
ALTERNATIVAS [al segundo significado]: internacional, en todo el mundo, con presencia mundial, etc.
.
CONTINUARÁ...
.

Etiquetas: , ,