viernes, 28 de septiembre de 2007

PEKÍN O BEIJING

El año que viene toca Olimpiadas, así que nada mejor que ir conociendo poco a poco al país anfitrión, cuyo idioma está cada vez más presente en nuestras calles y en nuestras aulas. Hoy, una de esas dudas tontas que luego nadie sabe: ¿Pekín o Beijing?
.
En 2001 Sousa opinaba:

La grafía que más se adapta a la del español es Pequín, que es la que emplea la Academia, pero el uso mayoritario impone Pekín. Al igual que ha sucedido en otras lenguas, la forma Beijing establecida por el sistema de transcripción pinyin no ha tenido éxito en español. De hecho, si se eligiera Beijing como forma única, ¿cuál sería su gentilicio?; cuando quisiéramos comprar un perro pequinés, ¿cómo lo expresaríamos? El gentilicio, en su forma clásica, se escribe con qu en cualquier caso: pequinés.
.
En 2005, la Academia, siempre a pie de calle, actualizó su postura:
.
El nombre tradicional en español para designar la capital de China es Pekín (también, raro hoy, Pequín). El nombre Beijing es resultado de la transcripción de los caracteres chinos al alfabeto latino según el sistema «pinyin», desarrollado en China a partir de 1958 con el fin de unificar los diversos sistemas de transcripción del chino aplicados por distintos países. Este sistema se puso en práctica oficialmente en 1979 y es hoy mayoritariamente utilizado por las agencias de prensa. No obstante, se recomienda usar en nuestro idioma el nombre tradicional español, cuyo gentilicio es pekinés (o pequinés, si se utiliza la grafía minoritaria Pequín).
.
El Manual de estilo de El País, por su parte, opta por la variedad de grafías:
.
Pekín, no Beijing. El adjetivo es ‘pequinés’. Véase pinyin.
.
Y, para liar más las cosas, el Gobierno chino insiste en llamar a su capital como ellos quieren. ¿Habrá unificación de aquí a que empiecen los Juegos o pasará como con los ucranios del Mundial?
.

Etiquetas:

miércoles, 26 de septiembre de 2007

FANSUBS

Que Internet ha revolucionado la traducción es algo más que comprobado: documentación, envío y recepción de trabajos, contacto entre traductores, todo ello ha facilitado indiscutiblemente la labor del traductor profesional hasta límites impensables hace sólo quince años. Pero además, ha dado lugar a otro tipo de fenómenos propios de la globalización de la información que también afectan a la práctica traductora. Uno de ellos, la piratería, ha supuesto una revolución para los tradicionales flujos de trabajo de la traducción audiovisual. Las cintas de vídeo y los mensajeros utilizados antaño para transportar el material han dado paso a las copias de deuvedé mutiladas e identificadas, a las descargas digitales cifradas y, en última instancia, a los llamados fansubs, subtítulos creados por aficionados, es decir, por traductores no profesionales. En un primero momento, este fenómeno se limitaba a las series de anime japonesas, cuyos seguidores dedicaban horas y horas a subtitular en su lengua materna para luego compartir con el resto de sus congéneres otakus. Con el tiempo, esta práctica no remunerada e ilegal se ha ido extendiendo a muchos otros géneros y hoy en día no es difícil encontrar (en Internet) todo tipo de formatos audiovisuales subtitulados por todo tipo de personas. Además de la piratería, a ello ha contribuido sin duda la difusión gratuita de programas de subtitulado como Subtitle Workshop, que incluyen prácticamente todas las funciones de los subtítulos profesionales y permiten generar tanto archivos de subtítulos independientes (softsubs) como vídeos con subtítulos «incrustados» (hardsubs).
.
Por supuesto, la calidad de estos subtítulos no es la misma que la de los creados por un subtitulador profesional, pero en muchas ocasiones las diferencias tampoco son excesivas. Por regla general, los fansubs presentan una traducción más literal del guión original, por lo que incluyen más texto que un subtítulo normal, su velocidad de aparición en pantalla es necesariamente mayor y no respetan la habitual restricción de caracteres por subtítulo. Todos estos factores afectan inevitablemente a la legibilidad de los subtítulos, aunque también es cierto que el espectador de este tipo de formatos suele estar acostumbrado a una velocidad de lectura en pantalla superior al promedio calculado para las versiones que se exhiben, por ejemplo, en las salas de cine o en televisión. En cuanto a la corrección lingüística, hay un poco de todo, pero se suelen apreciar tanto falta de cuidado ortotipográfico como errores por desconocimiento del idioma que, sin embargo, no impiden seguir el desarrollo de lo que acontece en la pantalla (e incluso a veces los autores se permiten el lujo de incluir notas del traductor, algo inaudito en la práctica profesional). En el caso particular del inglés al castellano, pueden servir como una apoyatura lingüística para un espectador con un nivel medio de inglés que no se preocupa en exceso por la corrección o adecuación del subtítulo.
.
Como parte de un entramado de piratería cada día más asentado, los fansubs sirven para acceder a material audiovisual en otro idioma de manera gratuita en el momento que se desee, en muchas ocasiones sin tener que esperar a que dicho material se exhiba comercialmente en el país del consumidor de estos subtítulos. Eso es lo que ocurre, por ejemplo, con series de la televisión estadounidense como Lost, House M.D., Desperate Housewifes o Heroes, cuyos capítulos se pueden conseguir en Internet (subtitulados al español) al día siguiente de su emisión en EE. UU.
.
Eso sí, conviene fijarse en la variedad de español a la que están traducidos, que luego ya se sabe.
.
Más detalles sobre los fansubs de anime en este artículo de Jorge Díaz Cintas y Pablo Muñoz Sánchez.
.

Etiquetas:

lunes, 24 de septiembre de 2007

GASTRONOMÍA I

Otro campo de minas para el traductor que la RAE tampoco deja de remover es el de los nombres de los alimentos, recetas, platos y artes culinarias foráneas, cada vez más presentes en el panorama gastronómico ibérico. Al tratarse de un área de especialidad tan ligada a la cultura, en muchas ocasiones los traductores se encuentran con verdaderos problemas no ya para traducir (algo que a menudo resulta imposible), sino para explicar ciertos conceptos ajenos a nuestros fogones patrios. Como en cualquier otro sector, la ayuda de los profesionales y de los medios especializados siempre es más que bienvenida, puesto que suelen ser ellos los que tienen la última palabra, ésa que todavía no ha llegado a los salones de la Academia.
..
Desde este rincón, nos gustaría ir desgranando poco a poco este cajón de sastre terminológico en el que, quien más quien menos, todos nos hemos sumergido. Empezaremos por lo básico: la cocina de mercado, que por muy castiza que pueda parecer, no deja de estar bien surtida de términos de la más variopinta procedencia. Hasta lo más básico de entre lo básico: el pan.
.
DRAE. (Del ingl. sandwich, y este de J. Montagnu, 1718-1792, cuarto conde de Sandwich, de quien se cuenta que se alimentó de esta clase de comida para no abandonar una partida de cartas). 1. m. Emparedado hecho con dos rebanadas de pan de molde entre las que se coloca jamón, queso, embutido, vegetales u otros alimentos. Distíngase del bocadillo, llamado entrepan (del cat. entrepà) en Cataluña.
.
En Cataluña se le llama bikini (o biquini) al sándwich mixto (de jamón y queso). La Academia no lo recoge.
.

.
.
gofre
DRAE. (Del fr. gaufre, y este del franco *wafla). 1. m. Pastel de masa ligera, cocido en un molde especial que le imprime un dibujo en forma de rejilla.


.
pan de pita
También llamado figazza o fugazza (palabra derivada de focaccia en genovés) árabe. Pan plano y normalmente redondo hecho con trigo y levadura. La Academia no lo recoge.



.
baguete
DPdD. Adaptación gráfica propuesta para la voz francesa baguette, ‘barra de pan larga y estrecha’: «Una baguete con un huevo a la plancha en el medio (típica de la zona del barrio Latino) [cuesta] 2,5 euros» (Voz@ [Arg.] 28.6.04). Debe pronunciarse de acuerdo con la grafía propuesta: [bagéte]. Es voz femenina y su plural es baguetes.
.
chapata
DRAE. (Del it. ciabatta, y este de etim. disc.). 1. f. Tipo de pan crujiente, de forma aplastada y alargada.



.
..
focaccia
Especie de pan plano cubierto con especias y otros productos alimenticios, se trata de un plato muy tradicional de la cocina italiana. La Academia no lo recoge.



.
DRAE. (Voz it.). 1. f. Especie de torta chata, hecha con harina de trigo amasada, encima de la cual se pone queso, tomate frito y otros ingredientes como anchoas, aceitunas, etc. Se cuece en el horno.


.
panini
Plural del término italiano panino, bocadillo de pan de chapata que se suele servir caliente. En castellano se utiliza (mal) como sustantivo singular, siendo el plural paninis. La Academia no lo recoge.


.
DPdD. Voz tomada del francés quiche, ‘pastel horneado hecho con una base de pasta sobre la que se pone una mezcla de huevos, leche y otros ingredientes’. Aunque en francés se pronuncia [kísh], en español debe adecuarse la pronunciación a la grafía y decirse [kíche]. Se admite su uso en ambos géneros: «Masa quebrada igual que la quiche» (Ortega Recetas [Esp. 1972]); «Tengo antojo de comer pan de maíz y el quiche con albahaca» (Serrano Vida [Chile 1995]). Su plural es quiches.
.
Nótese que muchas de las grafías propuestas en los enlaces a la Wikipedia no coinciden con las de la Academia. Todas las grafías no aceptadas o no propuestas por la Academia se consideran voces extranjeras, por lo que se han de escribir en cursiva.
.
A este respecto, el Termcat (Centro de Terminología de la Generalitat de Catalunya) cuenta con un interesante Diccionario de neologismos y un Glosario culinario.
.

Etiquetas:

jueves, 20 de septiembre de 2007

LA ORALIDAD EN EL DOBLAJE DE TELESERIES

¿Por qué una traducción suena más idiomática que otra? ¿En qué consiste ese rasgo que la hace más cercana al destinatario de la traducción? ¿Ha de suponer ese acercamiento al destinatario un alejamiento del original? ¿Se puede ser idiomático sin dejar de ser fiel?
.
En el caso del doblaje, hay que tener en cuenta que el traductor no se enfrenta a un texto original natural o espontáneo; ni siquiera se trata de un discurso oral, sino de un texto escrito y elaborado, pensado para ser interpretado oralmente. Es lo que Chaume (2004) denomina una «oralidad prefabricada». Así pues, las características de este tipo de textos no serán exactamente las mismas que suele presentar el discurso oral real.
.
En la traducción para el doblaje existe cierto consenso sobre algunas de las prácticas que merman en cierta medida esa pretendida naturalidad. Gómez Capuz (2001), por ejemplo, ha dedicado un interesante estudio a los calcos del inglés en los productos audiovisuales en España y a su incidencia en los rasgos idiomáticos de los doblajes. Muchos de esos calcos se han venido perpetuando en el mundo del doblaje como soluciones admisibles, en muchos casos por las limitaciones técnicas y por el estilo tradicional aceptado por el público. La exposición continuada a este tipo de soluciones lingüísticas no idiomáticas en los doblajes emitidos en los medios de comunicación mayoritarios (cine y televisión) ha permitido que muchas de estas locuciones ajenas a los usos castellanos penetren incluso en el habla coloquial real.
.
En el presente trabajo hemos analizado una serie de ejemplos recopilados en nuestro corpus bilingüe siguiendo el modelo tripartito de Jirí Levý (1963). Las marcas de oralidad se han examinado en su contexto para esclarecer los motivos de su presencia tanto en el texto original como en el texto traducido y explicar los mecanismos que los articulan en uno y otro discurso. A partir de este análisis microtextual hemos ido apuntando tendencias perceptibles en el conjunto de la traducción para dar respuesta a las marcas y estrategias de oralidad exhibidas en el producto original. Finalmente, basándonos en estas tendencias hemos extraído una serie de conclusiones aplicables a la práctica de la traducción audiovisual para televisión.
.
Fragmentos extraídos de La oralidad en el doblaje de teleseries: House M.D., de Javier Pérez, Universidad Autónoma de Barcelona, 2007.

Etiquetas:

lunes, 17 de septiembre de 2007

!STOP¡

viernes, 14 de septiembre de 2007

LA TERCERA NORMA


Durante los siglos XIX y XX, el español de América siguió simultáneamente dos normas lingüísticas: una, la norma de España, que conocen y han conocido las personas cultas y que se ha usado lo más cerca posible en la lengua escrita; y otra norma, la que pertenece al país, a la ciudad o a la comarca americana, que se ha usado en la lengua hablada. La norma de España se ha conocido con cierta nostalgia y con alguna inseguridad en América aunque es la norma que se ha enseñado en la escuela a través de gramáticas y diccionarios. Mientras que la norma americana se aprende en la comunicación con los otros hablantes y representa la lengua viva a la cual se le siente como propia porque se le puede transgredir con adiciones y creaciones originales. Las dos normas son paralelas y se tocan en ciertos puntos. Sobre todo se identifican cuando se trata del sistema de la lengua. Entonces hay una gran coincidencia y por eso se afirma que el español es homogéneo y que se trata de una sola lengua. Además, como el español de América carece de diccionario y de gramática (sólo hubo el intento de Bello de hacer la gramática del español americano), las dudas de los usos americanos se solucionan según la norma de España.

[...]
.
Actualmente estamos asistiendo a la aparición de una tercera norma que es el instrumento de expresión de los medios internacionales de comunicación de masas. El modelo de esta norma se encuentra en las emisiones del canal CNN de Atlanta, pero sus características también aparecen en canales comerciales de Miami, por lo que la llamaremos norma exógena, puesto que se ha creado fuera del ámbito natural de la lengua. Esta norma influye en la televisión de todas partes, inclusive de España y en otra serie de actividades además de la emisión de noticias, como es en comentarios deportivos, traducciones de programas concebidos en otros idiomas como descripciones de viajes, entrevistas y espectáculos; doblaje de películas, subtítulos de películas, programas presenciales, y desde luego, artículos de la prensa, revistas, también indicaciones en Internet y juegos cibernéticos.
.
[...]
.
Fragmentos extraídos del artículo Influencia de la tercera norma en el español de Venezuela, artículo de María Josefina Tejera, Universidad Central de Venezuela, Caracas, julio de 2001.
.

Etiquetas: ,

jueves, 13 de septiembre de 2007

CORPORACIONES II. DESEMPEÑO IS THE WORD

.
Otro de los ámbitos en los que más se deja sentir la competitividad propia de las sociedades capitalistas es el del trabajo. Y esto se refleja inevitablemente en la terminología empleada hoy en día en este ámbito, en la que aquellos bellos vocablos marxistas como «proletariado», «plusvalía» o «patrono» no nada tienen que hacer. Hoy en día los valores son otros, y también lo son, por tanto, los nombres que se les da, a pesar de la 'aparente' ausencia de ideologías de la actual economía neoliberal. A este respecto, no está de más observar que la exportación de modelos de trabajo, sobre todo a través de las empresas multinacionales (o transnacionales), ha supuesto una notable importación de términos ad hoc que el español ha acogido con mayor o menor fortuna*.
.
employer: empleador (es preferible utilizar «empresa» o «empresario» siempre que se trate de una entidad jurídica, a pesar de que hoy en día este término esté mal visto por los neoconservadores, al igual que el mencionado «patrono»)

staff: * staff > plantilla, personal, mano de obra

HR: Recursos Humanos o RR. HH. (no olvidar los puntos ni el espacio duro al escribir la abreviatura)

workstation: *estación de trabajo > terminal, ordenador, computadora (más en Latinoamérica) equipo, acceso a la red, etc.

workflow: *workflow > flujo de trabajo

outsourcing: subcontratación, contratación externa, externalización, tercerización (más en Latinoamérica)

relocation: deslocalización

freelance: *freelance > trabajador autónomo o por cuenta propia

in-house: trabajador en plantilla o en nómina

tasks: tareas, funciones

working group: grupo de trabajo

code of conduct: código de conducta (de una empresa)

internal rules: reglamento interno (de una empresa)

training: formación, capacitación (más en Latinoamérica)

empower: delegar funciones, otorgar / asumir competencias, facultar, autorizar, capacitar, etc.

know-how: *know-how > experiencia, conocimientos técnicos

proactive: *proactivo > tener / mostrar iniciativa

skills: habilidades, capacidades, aptitudes, destrezas, conocimientos

work hard: *trabajar duro > trabajar mucho

performance: rendimiento, desempeño (más en Latinoamérica)

successful: *exitoso > tener éxito (o cualquier otra expresión que recoja la idea de que algo está bien hecho; en muchas ocasiones en que en inglés se utiliza el concepto de «éxito», en castellano no tiene demasiado sentido)

synergy: sinergia

effective: 1) efectivo, real; 2) eficaz (para cosas); 3) eficiente (para personas)

efficient: 1) eficaz (para cosas); 2) eficiente (para personas)

promotion: *promoción > ascenso
.
benefits: *beneficios > prestaciones (en castellano los «beneficios» pueden constituir otro concepto dentro de la nómina del trabajador, distinto a las prestaciones sociales, por ejemplo)
.
*Lista sujeta a actualizaciones.
.

Etiquetas: ,

viernes, 7 de septiembre de 2007

Y PUNTO (Y COMA)

Según la última Ortografía de la Academia (OLE99), el punto y coma «indica una pausa superior a la marcada por la coma e inferior a la señalada por el punto». Dejando a un lado los otros dos usos propuestos («separar proposiciones yuxtapuestas, especialmente cuando en estas se ha empleado la coma» y «delante de conjunciones o luciones conjuntivas [...] cuando los periodos tienen cierta longitud y encabezan la proposición a la que afectan»), la Academia se refiere al uso del punto y coma en las enumeraciones en estos términos:
.
5.4.1 Para separar los elementos de una enumeración cuando se trata de expresiones complejas que incluyen comas. Ejemplos:

La chaqueta es azul; los pantalones, grises; la camisa, blanca; y el abrigo, negro.

Cada uno de los grupos de trabajo preparará un taller: el primer grupo, el taller de cerámica; el segundo, el taller de telares; el tercero, el taller de cestería.

[Las comas de estas proposiciones son necesarias para marcar la elisión del verbo «ser» (ejemplo 1) y del verbo «preparar» (ejemplo 2).]

Como se puede observar, la última proposición puede (o no) incluir una conjunción copulativa para cerrar la enumeración. No es raro encontrar este tipo de enumeraciones en reglamentos, disposiciones legales y demás documentos mínimamente estructurados, en los que, además, se suelen separar sus elementos en párrafos para marcar gráficamente la enumeración. Pues bien, mi duda de siempre había sido si, en este tipo de casos, al escribir la y frente al último elemento de la enumeración, era necesario también incluir el punto y coma o con una simple coma bastaba. Una vez más, la respuesta a mi duda no la iba a encontrar en la OLE99, sino en la Ortografía y ortotipografía del español actual de Sousa, ed. 2004 (OOEA):

10.5.3.2. Escritura del punto y coma.

1. Se usa para separar los miembros de un período extenso, especialmente cuando tienen partes separadas por coma:

El terreno de granos finos se denomina arcilla; el de granos medianos, limo, y el de granos gruesos, arena.

Obsérvese que las tres oraciones de que consta el período se separan con punto y coma, puesto que, aunque entre la segunda y la tercera hay solo coma, esta adquiere el valor de punto y coma cuando, en una sucesión de oraciones separadas con punto y coma, las dos últimas se separan con la conjunción y; es decir, que, en estos casos, coma + y (o, e, u en su caso) = punto y coma. Esto suele darse con más frecuencia en períodos formados por oraciones cortas y con verbo común a todas ellas, pues en otros casos, sobre todo si se puede dar lugar a anfibología [doble interpretación], puede usarse el punto y coma antes de y.
.
Así pues, lo recomendable (que no obligatorio) cuando los elementos de la enumeración son más extensos, como suele ocurrir en los documentos mencionados, es mantener el punto y coma antes de la y.
.
Nota del editor: a partir de ahora se respetarán las tildes (o la ausencia de ellas) en los demostrativos, en el adverbio «sólo» y en otros casos de doble acentuación que aparezcan en los textos citados en estos artículos.
.

Etiquetas:

miércoles, 5 de septiembre de 2007

UN TEBEO CON MIL NOMBRES

Es sabido que el mundo de la Traducción, como buena ciencia multidisciplinar, tiene tentáculos en todos los campos del saber que uno se pueda imaginar, desde la biogenética al creacionismo. A lo largo de su historia, la tradición se ha encargado de ensalzar algunas prácticas ligadas a la alta cultura, como la traducción literaria, y denigrar otras vinculadas a temas «menos serios», como la traducción de cómics. Sin embargo, en el día a día, el traductor sabe, o debería saber, que esta última modalidad de traducción es sin duda mucho más exigente que la primera (de remuneraciones económicas mejor no hablar). Y no precisamente por su naturaleza «subordinada», sino por la desmesurada pasión de sus lectores, su conocimiento tanto del medio como del oficio del traductor y por su encomiable defensa del idioma español.
.

Etiquetas:

lunes, 3 de septiembre de 2007

ACTUALLY

Recuperando el tema de la interferencia pragmática del inglés a través de los doblajes en castellano, otro de los casos más sangrantes es el de este bonito y eufónico adverbio que se ha convertido en una insidiosa muletilla en el inglés oral actual. Lo malo de las insidiosas muletillas del inglés actual es que en muchos casos pasan a convertirse en insidiosas muletillas del español actual. Y, si como es el caso, no se cuida su adaptación, pasa lo que pasa. ¿Y qué es lo que pasa? Pues que se acaba diciendo lo que no es, que en traducción es uno de los siete pecados capitales, junto con las faltas de ortografía, las faltas de concordancia, los calcos sintácticos, los neologismos innecesarios, los puntos en los títulos y los meses en mayúscula.

Pero vayamos con el caso. Si, como buenos traductores, queremos conocer el significado de este popular adverbio inglés, nuestra primera opción será consultar un diccionario monolingüe, a ser posible, con ejemplos de su uso, como los que se pueden encontrar aquí, aquí y en muchos diccionarios monolingües que aún se siguen editando en papel:

1. in actual fact; “to be nominally but not actually independent”; “No one actually saw the shark”;

2. used to imply that one would expect the fact to be the opposite of that stated; surprisingly; “you may actually be doing the right thing by walking out”; “Do you have a question? -Well, actually, it's not so much a question as.. more of a general wondering”

3. at the present moment; “The transmission screen shows the picture that is actually on the air”;

4. as a sentence modifier to add slight emphasis; “Actually, we all help clear up after a meal”; “Actually, I haven't seen the film”; “I'm not all that surprised actually”; “She hasn't proved to be too satisfactory, actually”.

Como es obvio que en traducción la equivalencia total no existe, habremos de pensar en términos o expresiones en nuestra lengua de destino que, en la medida de lo posible, expresen y comuniquen esos mismos significados y encuentren un nicho similar en el uso natural para cada uno de ellos. Y es que son pocos los casos en los que un término tan genérico y extendido en un idioma (sobre todo en la lengua oral) encuentra un equivalente funcional sistemático en otro idioma distinto.

En el caso del castellano, para el significado y uso 1, se suele utilizar expresiones como «de hecho» o «efectivamente», que vienen a conferir a la frase la categoría de ‘real’ frente a la duda o conjetura que pudiera suscitar el hecho de que se trate; además, esta noción de ‘realidad’ tradicionalmente también se opone a otros aspectos que afectan a aquello de lo que se está hablando, como en «de hecho y de derecho» o «de nombre y de hecho».

El significado y uso 3 es aquél sobre el que los profesores de inglés siempre les advierten a sus alumnos cuando empiezan a estudiar inglés: actually ≠ actualmente. Pues resulta que actually, además de muchas otras cosas, también significa «actualmente».

El significado y uso 4, el intensificador, como su propio nombre indica, normalmente sirve para intensificar algo, normalmente algo que se ha dicho antes. Para entenderlo sólo hay que volver a leer los ejemplos en inglés que propone el diccionario y tratar de imaginar qué ideas pueden haberse expresado con anterioridad para que actually actúe como intensificador.

Y ahora vamos con el significado y uso 2, el verdadero motivo de todo este artículo y mi particular quebradero de cabeza. Y es que actually, además de un adverbio, es también un marcador conversacional, y en Lingüística, los marcadores conversacionales* ('pues', '¿eh?', 'bueno', 'oye', 'mira', '¿sabes?', 'es que', etc.) suelen tener asignados valores específicos en el desarrollo del discurso. En este caso, los valores que recoge el significado 2, como marcador conversacional (indicar que se va a expresar una idea contraria o distinta a la anterior o a lo que espera el interlocutor) chocan con los que expresa el significado 4 (intensificar una idea anterior o lo dicho por el interlocutor). El problema es que estos valores, si bien pueden ser acumulativos, no pueden ser contradictorios. Es como si una frase adversativa fuera también disyuntiva.
.
No es que la Lingüística sea una ciencia exacta, pero algunas leyes sí que hay que respetar, porque si no, pasa lo que pasa. ¿Y qué pasa? Pues que cuando Rachel entra por la puerta del Central Perk cargada de bolsas de Dior y dice, aún resoplando: «Chicos, por favor, ¡decidme que no tenéis planes para esta noche!», Ross le responde, con gesto altivo: «De hecho, yo tengo que cuidar al hijo de mi ex mujer lesbiana». Risas enlatadas. Y entonces es cuando el Universo implosiona y las leyes de la Lingüística estallan por los aires. Y no es que Ross diga otra cosa que lo que pone en el diccionario, sino que el uso de actually en este ejemplo apócrifo no corresponde con el «de hecho» del doblaje, también apócrifo. En castellano, para este uso 2 existen multitud de expresiones más adecuadas desde el punto de vista de la pragmática conversacional, como pueden ser «en realidad», «la verdad es que», «pues es que», «resulta que», «el caso es que», etc. En todo caso, como ya apuntamos en su momento, también es tarea del traductor saber reconocer cuándo estos marcadores tienen un uso relevante en el discurso y cuándo no son más que meras apoyaturas sin ninguna función (muletillas) que pueden eliminarse en el texto meta.


* Sobre la definición de «marcador conversacional», éstas son tan sólo algunas de las características que se les suele atribuir:

-no tienen un valor semántico estable, ya que su objetivo es orientar la comunicación hacia un fin;

-suelen establecer relaciones entre los enunciados, vinculando entre sí las acciones emprendidas por los participantes en la interacción lingüística;

-no tienen autonomía, pues su valor depende de la interpretación del interlocutor en el acto enunciativo;

-atestiguan actitudes del sujeto hablante respecto a lo que dicen, y

-tienen por objeto marcar o caracterizar el papel o la función de una proposición dentro de un cotexto o contexto.
.
Más detalles sobre marcadores conversacionales en:
.
.
.
.

Etiquetas: