lunes, 26 de noviembre de 2007

NOTAS

Las llamadas de nota, ¿antes o después de los signos de puntuación? Este es otro caballo de batalla de los tipógrafos. Muchos autores, y también la propia Academia, colocan las llamadas de nota (nos referimos a las que utilizan cifras voladitas) dentro de los signos de puntuación: ... por ejemplo²; es obvio que cuando el lector llega aquí y se tropieza con esa solución, le resulta imposible hacer la leve pausa que indica el punto y coma y luego «pensar» la llamada de nota: como esta se halla antes, lo lógico es que primero «piense» la nota y después haga la pausa. Esto es tan absurdo e irreal, que uno no se explica por qué algunos escritores, tipógrafos y ortotipógrafos son aún partidarios de colocar la llamada antes del signo. Supongamos el siguiente caso: ... por ejemplo¹²!; qué tiene que hacer el lector: ¿introducir la «pronunciación» de la nota dentro de la exclamación a que le obliga el signo? Parece que queda muy claro que la grafía correcta en estos casos consiste en colocar la llamada de nota (que es extratextual, no se olvide, razón por la cual se escribe siempre de redondo normal, aunque afecte a una palabra en cursiva o negrita) fuera de los signos de puntuación: ... por ejemplo;.² ... por ejemplo!.¹²
.
Extraído del artículo de Martínez de Sousa en el número 6 de Donde dice..., el boletín de la Fundeu.
.

Etiquetas: